Es muy conocido por todos que el omeprazol es un protector de estómago. Y su misma definición lo dice, es un protector para cuando el estómago al realizar su función fisiológica, su función normal, pueda causar algún daño. Estos daños se producen en pacientes donde la capa protectora o mucosa del estómago está dañada, en pacientes con úlceras, hernias de hiato, etc…

El omeprazol actúa inhibiendo la producción de ácido clorhídrico del estómago, proceso que se activa cuando detecta el alimento para poder desintegrarlo y quedarse con los nutrientes necesarios. Por tanto, la toma de omeprazol NO supone una mejora en la digestión puesto que estamos disminuyendo una secreción necesaria para que este proceso se lleve a cabo. De esta manera, la toma de omeprazol continua para mejorar las digestiones podría ser hasta contraproducente.

¿Qué podemos hacer en su lugar?

Convendría realizar un tratamiento osteopático manual para poder encontrar el origen de por qué se han alterado las digestiones. Además, se puede ayudar tomando infusiones de menta, manzanilla o anís para relajar la musculatura lisa de estómago e intestinos.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta