Últimas noticias fisioterapia

Recopilamos aquí las más interesantes novedades del sector.

Noticias

El saber no ocupa lugar.

Fisioterapia suelo pélvico

MASAJE PERINEAL

Este ejercicio está recomendado para toda la mujer embarazada a partir de la semana 33-34 de gestación. Lo que queremos es provocar un aumento de la distensión del periné durante el parto.
Durante el embarazo el suelo pélvico (SP) va a adaptándose a diferentes
transformaciones que son propias de este periodo, por eso es importante tomar conciencia de la musculatura y trabajarla tratando de flexibilizarla antes del parto.
El objetivo de este masaje es sencillo, es ayudar a preparar a los tejidos del SP y que rodean a la vagina para facilitar el paso del bebé y así disminuir el riesgo de episiotomía o desgarro de los músculos durante el momento del parto. Además, nos ayudara a conocer las sensaciones de presión y estiramiento que acompañan el descenso de la cabeza del bebe por el canal del parto.
En caso de que hubiese un desgarro o episiotomía también esta demostrado que el haberse hecho el masaje mejora la cicatrización y el estado de la musculatura interna y la parte externa.

CONTRAINDICACIONES

Son pocas las existentes, pero hay que tener mayor cuidado y no realizarlo en los siguientes casos:
si la embarazada sufre de infecciones vaginales de repetición o activas, placenta previa, amenaza de parto prematuro. Además de ser otra contraindicación la existencia de varices internas y el exceso de dolor.

PASO A PASO

Es importante que busquéis un lugar donde os sintáis cómodas y relajadas, que no tengáis prisa o la gente pueda interrumpiros continuamente.
Una vez conseguido todo esto siempre debemos tener en cuenta varias cosas: manos bien limpias, uñas cortas e higiene genital para evitar infecciones. Recomendamos el uso de guantes para evitar como ya hemos dicho infecciones.
No se necesitan muchas cosas para poder realizar el masaje, en realidad solo es necesario dispone de un aceite que lleven caléndula, onagra, aloe vera, rosa mosqueta o utilizar un lubricante de base acuosa (a mi personalmente me gusta el lubricante sulky). Pero lo mejor es que si ya estáis usando algún aceite o lubricante con anterioridad es que os mantengáis utilizando el mismo.
La postura para elegir debe ser en la que más cómodas os sintáis, lo más recomendable es de cuclillas o semisentada, también es buena opción sentadas en la taza del wc. Otras posibles posturas son de pie con una pierna elevada sobre una silla o tumbada con piernas semiflexionadas.
Es bueno que los primeros días utilicéis un espejo para ubicaros mejor y conocer bien el trabajo que tenemos que realizar.
En cuanto al numero de repeticiones por ejercicio nosotras no recomendamos hacerlo por repeticiones ni por tiempo, si no que os recomendamos que lo hagáis por sensaciones de mejora de elasticidad del tejido y que haya una mejora también de la movilidad.
Lo ideal es realizarlo 3-4 días en semana, aunque os animamos a que todos los días tratéis de trabajar un poquito y 3-4 días de manera mas intensa.
Vamos a dividir el masaje en dos zonas; la parte externa y la parte interna. Nunca debemos empezar por la parte interna ya que al producir dolor podemos conseguir espasmar la musculatura por dolor y aumentaría la dificultad de realizar el masaje ya que la musculatura tratara de “defenderse”.

– Masaje perineal externo:

o Vamos a trabajar el espacio entre vagina y ano, ahí encontraremos una
zona fibrosa de tejido y es muy importante darle flexibilidad. Usaremos
los dedos pulgares para hacer una presión realizando semicírculos de
arriba abajo. Con esto vamos a conseguir activar la circulación en esta
zona que nos ayudará a liberar inflamación. Los círculos se deben realizar
ejerciendo ligera presión, pero nunca provocar dolor.

o También hacer pasadas en los labios para liberar tensión y disminuir
inflamación.
o Con los pulgares también vamos a hacer presiones en tres direcciones
desde el espacio que hemos estado trabajando hacia la zona de glúteo.

– Masaje perineal interno:

Todos los ejercicios hay que hacerlos de manera
bilateral, recomendamos trabajar primero un lado y después el otro lado.
o Introduciremos el pulgar o índice/corazón, dentro de vagina. Si hacemos
presión hacia abajo sentiremos una zona que variara en dureza
dependiendo del día, eso es porque es el esfínter anal y la compresión en
esa zona activa un reflejo de ganas de defecar. Lo que haremos es
movernos ligeramente al lado de esa zona, es muy poquito lo que
tenemos que desplazarnos, y vamos a comenzar haciendo tracciones
hacia abajo y ligeramente como si se hacia fuera para abrir el tejido. La
tracción será: tirar hacia abajo del tejido y volver al punto inicial,
debemos intentar cada vez aumentar la tracción ya que el tejido va a ir
cediendo poco a poco. Hay que controlar el dolor excesivo ya que
siempre sentiremos algo de dolor.
o Después de hacer esas tracciones de “ir y venir” vamos a realizar
tracciones mantenidas: traccionaremos ligeramente hasta donde
sintamos dolor y ahí aguantaremos la tracción hasta que el dolor vaya
disminuyendo. Cuando este dolor haya disminuido aumentaremos la
tracción hacia abajo y volveremos a mantener hasta que disminuya de
nuevo el dolor y realizaremos lo mismo una tercera tracción. Cuando
realizamos la tracción no debemos volver nunca al inicio si no que
debemos mantenernos en un punto de tensión y desde ahí ir
aumentando.
o Realizaremos movimientos como si hiciésemos una U. Es decir,
realizamos una pequeña tracción hacia abajo y fuera e iremos desde el
punto central de abajo hacia arriba por un lateral.

COVID – 19 Fisioterapia conmueve cerrado

Debido a la situación actual que estamos viviendo respecto al COVID-19 y
siguiendo las recomendaciones sanitarias desde la clínica de fisioterapia
conmueve
hemos decidido cancelar tanto las clases grupales de pilates e
hipopresivos como los tratamientos individuales permaneciendo el centro
cerrado desde el día 14 hasta el día 29 de marzo.

Nos vemos obligadas a tomar esta decisión por salud y seguridad de todos nuestros pacientes y por las propias trabajadoras del centro.
Estaremos atentas para cualquier consulta o duda atendiendo llamadas o
WhatsApp en el teléfono 644 767 762.
Lamentamos las molestias que podamos ocasionar y esperamos poder reanudar la actividad lo antes posible, es responsabilidad de todos frenar la propagación.

lesión rodilla

COMO CUIDAR LA RODILLA PARA EVITAR LESIONES INESPERADAS

Las rodillas son unas de las articulaciones que más lesiones padecen y que más cuestan recuperar, no sólo por su composición sino por ser gran parte del soporte del cuerpo y llevar una carga extra en cada deporte. Nuestros fisioterapeutas te van a enseñar como evitar estas lesiones de rodilla.

CAUSAS DEL DOLOR DE RODILLA

El dolor de rodilla puede estar causado por lesiones, problemas mecánicos, algunos tipos de artritis, entre otros. Es más probable sufrir este tipo de dolencias a causa de:

  • El desgaste del cartílago, tejido que recubre las articulaciones superficiales de la rodilla
  • Lesión del ligamento cruzado anterior.
  • Fracturas.
  • Tendinitis.
  • Artritis reumatoide.
  • Gota
  • Sobrepeso y obesidad.
  • Falta de flexibilidad o fuerza muscular.
  • Envejecimiento.

TRATAMIENTO DEL DOLOR DE RODILLA

Antes de conocer y practicar los ejercicios que contribuyen al alivio del dolor de rodilla es primordial conocer otras opciones de tratamiento. Previamente es conveniente acudir al médico, ya que el manejo de esta dolencia puede variar de acuerdo con su causa. Por lo tanto, es necesario obtener un diagnóstico preciso.

El manejo no quirúrgico puede incluir la administración de analgésicos orales, como los antiinflamatorios y el paracetamol. También pueden ser efectivas las inyecciones de corticosteroides y de ácido hialurónico. Otras medidas pueden ser:

  • Uso de aparatos ortopédicos.
  • Sesiones de fisioterapia.
  • Pérdida de peso.

Solo los casos que no responden a estos tratamientos son intervenidos con cirugía.

EJERCICIOS QUE AYUDAN A ALIVIAR EL DOLOR DE RODILLA

Los efectos de los ejercicios como terapia para el dolor de rodilla pueden ser un buen complemento contra esta dolencia.

Ahora bien, aunque cualquier forma de actividad física ayuda a promover el bienestar de las articulaciones, hay que tener en cuenta que la intensidad y los tipos de ejercicios pueden variar de acuerdo con las necesidades y capacidades de cada uno.

Por lo tanto, antes de adoptar cualquier rutina, lo mejor es consulta a un fisioterapeuta. Los siguientes ejercicios son tan solo un ejemplo de las opciones que pueden ayudar.

  1. Isométricos de cuadriceps
  2. Colocar una toalla o algo debajo de la rodilla. Tenemos que aplastarlo haciendo fuerza con la rodilla hacia abajo y tirando de la punta del pie hacia nosotros. Mantenemos ahí la rodilla apretando durante 5 segundos y después descansar.
  3. Segundo, llevamos una pierna recta hacia arriba tirando de la punta del pie hacia ti. La pierna no la levantamos mas de 45º, mantenerla ahí 5 segundos y descansar.
  4. Por último, realizamos el mismo ejercicio que el anterior, pero llevaremos la punta del pie hacia fuera, es decir, subimos la pierna bien estirada pero girada hacia fuera. Mantenemos 5 segundos y después descansamos.
  5. Todos estos ejercicios se realizarán en 3 series de 15 repeticiones.
  • Sentadillas con pared
  • Apoya tu espalda contra la pared y separa tus pies de la pared y entre sí.
  • Ya en esta posición, comienza a descender muy lentamente hasta encontrarte “sentado” en el aire. Evitando que la rodilla pase por delante de las puntas de los pies.
  • Mantén esta posición durante unos 10 o 15 segundos. Reincorpórate lentamente y hazlo de nuevo.
  • Lo recomendable es realizar el ejercicio 5 veces al día, haciendo 10 repeticiones cada vez.

CAMINAR

Por último, para aliviar el dolor de rodilla, hablaremos de caminar. Caminar es uno de los ejercicios más saludables que existen. Se trata de una actividad que no compromete los límites cardíacos ni arriesga las articulaciones de los pies, la rodilla o la cadera.

No es trotar, y mucho menos correr, pero tampoco es un paseo relajado. Lo ideal es caminar con un paso firme y constante durante 30 o 40 minutos.

FISIOTERAPIA, SUELO PÉLVICO Y NUTRICIÓN

¿Cuántas mujeres sufren alguna disfunción en el suelo pélvico y cuántas la tratan?

La anatomía del periné de la mujer, la predispone a sufrir más disfunciones del suelo pélvico que el hombre.

La disfunción del suelo pélvico en la mujer incluye varios tipos de trastorno: los relacionados con el mal funcionamiento de los esfínteres, los relacionados con los sistemas de sujección y los trastornos relacionados con el dolor.

Los trastornos de las disfunciones del suelo pélvico en muchas ocasiones generan vergüenza y malestar; cosa que provoca que las mujeres retrasen su asistencia a consulta. Aún se consideran un tema tabú para muchas mujeres y queda mucho margen de mejora en esta área.

¿Cómo puede ayudar la alimentación en estas disfunciones?

Dos principales mecanismos:

  1. La alimentación provoca inflamación e hinchazón en las vísceras abdominales y eso altera la gestión de presiones abdomino-pélvicas.
  2. La inflamación de bajo grado sostenida en las vísceras, especialmente, en el aparato digestivo influye en la calidad y la regeneración de los tejidos

¿Qué es lo más importante para tener en cuenta en la alimentación de una mujer?

Contrariamente a lo que se cree es más importante aquellas cosas que debes dejar de comer que aquello que sí debes comer. Si la alimentación es equilibrada no hay ningún alimento obligatorio. En cambio, los productos industriales, los alimentos refinados y las grasas trans, entre otros, deben ser eliminadas lo máximo posible. La evidencia científica es bastante concluyente, el consumo frecuente de este tipo de productos genera inflamación intestinal, disbiosis y alteración del sistema inmune innato y eso, es la base de múltiples patologías sistémicas además de influir de un modo directo en la salud del suelo pélvico.

Aunque el parto y la vida obstétrica en la mujer es el primer mecanismo lesional en el suelo pélvico, es fácil entender que, si una mujer presenta estreñimiento desde hace muchos años, el esfuerzo al defecar puede ser uno de los mecanismos que lesione el sistema de sostén visceral creando a largo plazo un prolapso genital.

El uso de la alimentación nos permite, por ejemplo, mejorar el tránsito intestinal y mejorar la calidad y regeneración del tejido conjuntivo.

Igualmente, la nutrición también nos ayuda a la hora de tratar la incontinencia urinaria.

A continuación, contamos qué alimentos debemos tomar o eliminar de nuestra dieta para mejorarla.

Además es importante aprender a gestionar las ingestas liquidas que realizamos para pacientes sobre todo con problemas relacionados con el control de esfínteres ya que son muchas las bebidas estimulantes que ingerimos y estas causan un aumento del numero de micciones.

Alimentos adecuados para la incontinencia urinaria

Presentamos los siguientes alimentos que mejoran la incontinencia urinaria:

– Los arándanos (por ejemplo, en zumo) refuerzan las mucosas de la vejiga.

– Los guisantes, por su parte, nos aportan vitamina A, que es muy útil para fortalecer los tejidos de los riñones y la vejiga.

– Los aguacates cuentan con un alto porcentaje de antioxidantes. Por consiguiente, combaten a los radicales libres, que deterioran las células. Asimismo, potenciarán nuestra musculatura.

– Los rábanos son antisépticos y alivian las infecciones urinarias. Su vitamina C contribuye a restaurar los tejidos.

– La cola de caballo, que se suele preparar en infusión, tiene propiedades astringentes y tonifica los músculos de la vejiga, lo que facilita que esta se vacíe convenientemente.

Alimentos no adecuados para la incontinencia urinaria

Por último, en estos casos, tenemos que reducir de nuestra dieta y no tomar por la noche, los siguientes alimentos:

– Bebidas alcohólicas, carbonatadas y excitantes.

– Chocolates y dulces como la miel y el azúcar.

– Las especias, las salsas y los picantes.

– Las frutas que contienen ácido cítrico.

– Los alimentos diuréticos, como numerosas verduras y hortalizas.

En definitiva, la nutrición forma parte de los tratamientos oportunos para reducir al mínimo y mejorar los efectos en las disfunciones del suelo pélvico.

Como ya hemos comentado no solo la mujer puede sufrir de estos problemas, por lo que, si eres mujer u hombre y sufres cualquier síntoma relacionado con el suelo pélvico, no dudes en pedir información en nuestro centro y será atendido por un especialista en suelo pélvico.

COSSFIT VS SUELO PÉLVICO

COMO AFECTA EL COSSFIT A NUESTRO SUELO PÉLVICO ¿ES PERJUDICIAL?

Seguro que has escuchado hablar del crossfit o conoces a alguien que lo haya probado o lo practique hoy en día ya que está en pleno auge. En mujeres se ha escuchado mucho sobre su efecto sobre el suelo pélvico, pero es verdad que a día de hoy existe muy poca evidencia sobre este tema.

¿Por qué puedo perjudicar mi suelo pélvico mientras hago CrossFit?

Cualquier aumento importante en la presión abdominal puede causar escapes de orina en una mujer con un suelo pélvico débil o con insuficiencia del esfínter. Al hacer un ejercicio de alto impacto, con una gran cantidad de repeticiones y realizado en alta intensidad aumenta potencialmente la probabilidad de dañar el suelo pélvico. Durante ciertos ejercicios, hay traumas repetidos en el suelo pélvico, que en esta modalidad de alta intensidad provocan una pérdida de orina…

¿Qué causa debilitamiento del suelo pélvico?

  • Deporte de impacto y/o que requiera aumento de presión: running, jumping, halterofilia, crossfit…
  • Embarazo y parto: Cuando la mujer está embarazada, la presión intrabdominal aumenta a medida que el bebé aumenta de peso y tamaño, y así, el suelo pélvico debe realizar un esfuerzo mucho mayor. El riesgo de lesionar esta musculatura es mayor si se trata de niños de elevado peso al nacer o son partos prolongados, si ocurren desgarros durante el parto o si existe una recuperación postparto insuficiente o mal dirigida.
  • Cambios hormonales de la menopausia, perdiendo flexibilidad esta zona.
  • La tos o catarros crónicos.
  • Estreñimiento crónico
  • El tabaquismo y la obesidad también afectan negativamente a los músculos del suelo pélvico.
  • Es importante evitar retener mucho tiempo la orina y no debemos empujar con fuerza a la hora de vaciar la vejiga.

¿Qué consecuencias da la debilitación de los músculos del suelo pélvico?

  • Incontinencia urinaria de esfuerzo: ante cualquier esfuerzo abdominal repentino (toser, reír, bailar, saltar…) se producen escapes de orina.
  • Los prolapsos: son descensos de la matriz (prolapso uterino), de la vejiga (cistocele) y/o del recto (rectocele), que cuando son de un grado menor pueden tratarse con terapias rehabilitadoras de la musculatura, y en cambio, los casos más graves requieren intervención quirúrgica.
  • Disfunciones sexuales: disminución de la sensibilidad sexual de la mujer y experimentación de dolor durante el coito.

¿Qué actividades son saludables para el suelo pélvico?

Para empezar, debemos tener en cuenta que lo mejor para nuestro periné es realizar aquellos ejercicios en los que NO se solicite un trabajo constante a los rectos del abdomen y en los que los impactos se reduzcan al máximo.

Por ejemplo, el yoga, el pilates, la natación, ciclismo son deportes que trabajan globalmente los diversos grupos musculares, sin focalizarse en los abdominales tradicionales, y son de bajo impacto.

Además de practicar deportes “seguros” para tu periné, es importante que te ocupes de estos músculos de manera específica, ya que, con frecuencia, son los grandes olvidados en cualquier entrenamiento. A modo general, puedes trabajar el suelo pélvico tanto con:

  • Ejercicios de contracción activa del periné (Kegel), activando el músculo transverso del abdomen (que trabaja de forma sinérgica con tu suelo pélvico). Consisten en la realización de contracciones activas y regulares de la musculatura del suelo pélvico sin contraer los músculos de las nalgas, abdominales, vientre ni muslos.
  • Electroestimulación (en la consulta de un fisioterapeuta especialista en suelo pélvico)
  • Hipopresivos
  • Además de incorporar a tu día a día rutinas saludables para tu periné, evitando posturas inadecuadas.

 “Practicar deporte sin tener en cuenta el estado del suelo pélvico puede ocasionar trastornos importantes como la incontinencia urinaria, los prolapsos o el dolor pélvico, llegando a ser un motivo importante de abandono de la práctica deportiva para muchas mujeres y también para algunos hombres”.

mujer menopausia fisioterapia conmueve avila

FISIOTERAPIA Y MENOPAUSIA

LA FISIOTERAPIA: TU ALIADA DE LA MENOPAUSIA

Que quede claro: la menopausia no es una enfermedad, es un proceso natural de todas las mujeres de entre 45 y 55 años.

Ocurre cuando los ovarios dejan de producir hormonas como el estrógeno y la progesterona, lo que lleva a la desaparición progresiva de la menstruación. Esto provoca una serie de cambios fisiológicos y sintomatología característica: sofocos, palpitaciones, mareos, problemas de sueño, cambios en el estado de ánimo, dificultad de concentración, dolores de cabeza…

Los cambios metabólicos producen un aumento de la grasa corporal y una disminución de la masa muscular y ósea, lo que incrementa el riesgo de padecer osteoporosis entre otros problemas musculoesqueléticos.

Otros síntomas a nivel ginecológico pueden ser:

  • Incontinencia urinaria que viene asociada a la perdida de fuerza, que como ya hemos comentado puede ser generalizada, y es causada por una perdida de colágeno que ocurre en la menopausia.
  • Asociado a esa pérdida de colágeno tenemos también prolapsos, provocando sensación de peso/bulto y molestia.
  • Además, puede aparecer dolor en las relaciones sexuales causando inapetencia. Esto puede deberse a la falta de lubricación que es provocada por la caída hormonal que se produce en este periodo.

Las técnicas de fisioterapia pelviperineológica nos pueden ayudar a mejorar todos estos síntomas pélvicos, por medio de ejercicios de suelo pélvico (ejercicios de Kegel), masaje perineal, la gimnasia hipopresiva o la electroestimulación son técnicas que reducen y, en algunos casos, eliminan los síntomas asociados a la menopausia.

Muchas mujeres desconocen que pueden encontrar un aliado en la Fisioterapia para mejorar su calidad de vida y, en este sentido, creemos que con información se pueden generar pautas de comportamiento que generen salud y bienestar.

El ejercicio bien pautado y controlado siempre ayudará a que haya una mejora del tono muscular mejorando así los cambios que se pueden producir en el cuerpo.

Pide tu cita con tu fisioterapeuta para mejorar los síntomas pélvicos de la menopausia.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies